Sefarad Mesianica - Can Shabat



Soy Sarah y me llaman de la Marca por causa de la ruta comercial que mi marido Leví) y yo trabajamos - desde Toulouse por Carcassonne y Narbonne, cruzando los Pirineos por Perpignan (reino de Septimania)  y siguiendo por Figueres, Girona y terminando en Igualada.  Una parada obligatoria para nosotros en esta ruta, tanto a la ida como a la vuelta, es en Besalú, Ciudad Comtal.  Allí tenemos parientes y tomamos un merecido descanso con ellos, compartir vivencias, mantener el contacto.  Podéis saber mas en estos enlaces:
Aquí tenemos una masía donde comenzamos hace años con el cañamo.  Ahora también comerciamos con lino y lana y hacemos largos viajes para buscar los mejores paños, a Castilla por ejemplo, y visitamos los mercados anuales de estos tejidos.  Existe una lana escarlata que viene de Inglaterra muy apreciada aquí en Sefarad!  La seda es sólo para los nobles pero los de menor rango podemos usar lino fino de poco gramaje que queda igual de bien en cuanto a tacto y caída.
Yo, y algunas esposas, confeccionamos los vestidos de toda la familia así como para los labradores fijos que se ocupan de los trabajos de campo y huerto, y los de mantenimiento de los edificios.  Para ellos hacemos la camisa y la túnica de trabajo.  Les damos las telas para que sus esposas hagan las ropas propias y de los niños.  Ellas también se organizan en la cocina pues somos 25 adultos en la mesa para el almuerzo y la cena.  No suelo cocinar, pero superviso los menús y la cocina.  La verdad es que tenemos trabajadores honrados y fiables y mas bien parecemos una familia grande!  No siempre se da, y es de agradecer!
En su día, pedimos permiso del dueño del horno público para poner un horno en casa debido a la gran distancia hasta el mismo.  Nos lo concedieron a cambio de un peaje para cubrir sus pérdidas.  Así que podemos hacer nuestro propio pan y ¡asar carne en tiempo de matanza!  En esta página un poco de historia relacionado con el panadero.
En la imagen arriba, estoy en ropa de mercado.  Tengo el vestido de lino blanco y un brial en algodón azul.  Fue un capricho cuando visitamos el mercado de Génova en Italia y me compré un poco de esta tela de oriente.  No tan caro como la seda pero demasiado caro para que fuese viable comerciar con ella en Sefarad.  El velo de lino coronado con flores por ser primavera y, aunque ya no soy moza, me alegré mucho ponérmelas.  Debajo llevo la camisola fina de lino.  Tengo 8 ya que lavamos la ropa un día a la semana e insisto en cambiarme la ropa interior a diario. Para la vida en la masía llevo un vestido de lino en verano y de lana en invierno.  Las mangas se sujetan con cordones al hombro para poder quitarlas o ponerlas, cortas o largas, según el trabajo, con una túnica marrón, con un delantal hecho de retales.
En la cintura, junto a la piel, llevo un cinto de lino del que están atados los cordones para sujetar los trapos sucios y las calzas (también 8 pares).  Llevo un cinturón bordado encima del brial y sobre todo la capa.
La capa es de lana fina (verano).  Para el invierno o viajes largos tengo otra de lana gruesa que ha sido tratada con grasa para repeler el agua.  Ambas son prendas de gran valor y calidad.
Si seguís este camino, podeis ver más imágenes:
En la primera foto, mi marido lleva una túnica básica en color gris de lino fino, con pasamanería en cuello y bajo.  Lleva la berretina típica de catalunya y un cinturón incrustado de cristales.
Debajo de la tunica, lleva una camisa de lino blanco y fino en verano.  En invierno será de lana fina y la túnica de lana gruesa.  Para ir de viaje también lleva la capa de rigor.
A veces hay que hacer noche al raso y dobla como manta.  Incluso en algunas posadas se usa como manta.
En los pies, ambos tenemos espardenyas para estar en la finca (cuando esté seco) y la casa.  Cuando llueve ponemos botas de cuero y cuando viajamos.
Sobre la ropa medieval y su costura:
  si no funciona algún enlace, ruego me avisen a través de la página de contacto

Las Raíces de La Fe "Cristiana"

La investigación histórica, documental y arqueológica confirma que el personaje que conocemos como Jesús de Nazaret fue Judío.  Nació en Belén, creció en Nazaret y murió en Jerusalén.  Su nombre verdadero se puede transliterar del hebreo de varias formas mas a nosotros nos gusta Yeshúa. Si él era Judío, de padres Judíos, de la tribu de Judá, él tenía una forma de pensar semita, unos costumbres orientales y, sobre todo, la religión del Judaísmo bíblico, basado en el "antiguo testamento". 

Nuestro objetivo en este apartado pues, es cuadruple:  
1. Estudiar y compartir acerca de las raíces étnicas y religiosas de la fe Cristiana. 
2. Estudiar y compartir acerca de la presencia Judía en España.
3. Estudiar y compartir sobre la historia y 
4. Ayudar a los demás encontrar sus raíces, bien familiares o bien espirituales.
En cuanto a las raíces de la fe, es importante estudiar las costumbres y el lenguaje idiomático del pueblo de Israel en su identidad como un pueblo especial, apartado de los demás, con un fondo cultural a mil años luz del nuestro en Europa o América.  En cuanto a compartir pensamos que es un camino de dos direcciones; una que sale de nosotros y nuestro entendimiento y otra que vuelve desde otras personas quienes nos enriquecen con su saber.

¿Por qué es tan importante para los judíos y creyentes en Yeshúa el ir al muro occidental en Jerusalén?  ¿Por qué procuran llevar a cabo sus ceremonias importantes del ciclo de vida precisamente en este lugar?  ¿Por qué le daba importancia al Templo Yeshúa?  Esta página no es bastante grande para poner enseñanzas sobre éstos y otros importantes temas, así que hemos decidido publicar algún que otro pensamiento o enseñanza, que esperamos provoque al lector a pensar por sí y mandarnos sus comentarios a través de la página de contacto.  

Además ponemos enlaces a otras páginas dónde podéis empezar vuestra propia investigación.  Algunas están en inglés, otras tienen su versión en castellano.

Sobre Raíces de la Fe

Notas tomadas de una enseñanza de Uriel ben Mordechai
(Derechos de autor: del original en inglés con Uriel ben Mordechai)
(Errores en los términos gramaticales son míos – Helen Segura)
Acerca del adulterio y divorcio.  
Mat. 19:9
Según la biblia Reina Valera:
Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera.
Este versículo ha servido para asesinar a miles de mujeres y hombres divorciados, y arrojar a miles más a estados permanentes de culpabilidad, rechazo inmerecido, condenados a no encontrar el amor ni poder casarse, con permiso de la santa iglesia, por causa de un matrimonio fallido. En inglés:
And I say to you, whoever divorces his wife, except for sexual immorality, and marries another, commits adultery; and whoever marries her who is divorced commits adultery.”
Prepárense para el susto: Ante todo podemos borrar las últimas 9 palabras de este versículo.  Todas ellas fueron añadidas por traductores y copistas griegos sin escrúpulos.  Además, las palabras traducidas al inglés como "commits adultery" (‘adultéra’ en castellano) son tan incorrectas como lejos está este del oeste. Para justificar esta traducción, deberíamos ver el verbo aoristo “miqueyusite”. Pero en su lugar, vemos tanto aquí como en todos los pasajes sinópticos que referencian este versículo, es el verbo indicativo medio presente en tercera persona: “miquate”.
Este verbo no es activo, lo que significa que el sujeto – en este caso masculino – NO lleva a cabo la acción de adulterar. Pero este verbo tampoco es pasivo, lo que implica que el hombre no es el objeto del verbo.  El, NO es víctima del adulterio. Antes bien, el tiempo presente, voz medio, y humor indicativo, simplemente expresa una situación donde el hecho de adulterio está presente. Es decir, que el adulterio es supuestamente e inmediatamente aparente, COMO SI se estuviera llevando a cabo.
Lo que Yeshúa está diciendo es que cuando un hombre despacha a su mujer, por cualquier razón que no sea ‘pornia’, entonces este hombre podría haberse visto envuelto en una relación adúltera. Es como si ha robado a la esposa de otro para tener relaciones sexuales con ella. Así de mal es la situación cuando despacha a su esposa sin tener una justificación apropiada.
Bien, ¿cuál sería una justificación apropiada que permite a un hombre divorciar a su mujer?
Pues según Moshe, y Yeshúa, y Shaúl, es “ervat davar”, que en griego debería ser ‘pornia’. Un comportamiento tan inmoral que apesta tan mal que no se podría pedir a nadie vivir bajo el mismo techo que éstas tretas desafiantes, egoístas y engañosas para justificar la rebelión y la deshonestidad.  Así que Yeshúa simplemente decía;
“pero os digo que quienquiera divorcia a su esposa que NO sea en conexión a la pornia [comportamiento inmoral, idolatría, perversión, maldad, corrupción, fechoría, depravación moral, vileza, deshonestidad, que no conserva un nivel moral para distinguir entre el bien y el mal], para después casarse con otra [porque la deseaba para sus propias razones egoístas, y querría abandonar a su primera esposa sin ninguna razón válida], el adulterio ya ha entrado en juego [es ‘como si’ lo que ocurre es que él roba a otra mujer, y luego entra en relaciones sexuales con una mujer casada quien no es su esposa, y es un acto merecedor de la pena de muerte].”
Ya que ‘pornia’ no significa “inmoralidad sexual”, no hay nada en este versículo que sugiere que un hombre o una mujer puede divorciarse SOLO cuando su pareja haya tenido relaciones sexuales con otro/a, y si no es cometido este pecado, el divorcio está prohibido.  Es una MENTIRA contada por la iglesia cristiana, y de esta idea Moshe, Yeshúa y Shaúl no sabían nada. Ya que ‘pornia’ tampoco significa "fornicación," que constituye un subterfugio añadido a la traducción, no hay nada en el Tanaj que yo haya podido leer, que prohíbe las relaciones sexuales, fuera del matrimonio bajo la autoridad de la iglesia. Si el D-s de AM Israel está en eso de la creación, es de rigor que la religión debe estar de acuerdo con que pro-crear es algo bueno. Pro-crear = relaciones sexuales. En griego, ‘pornia’ es traducido a menudo como "fornicación." Es incorrecto. ‘Pornia’ es, en su esencia, idolatría y comportamiento inmoral, y toma muchas formas, y solo una forma (de la palabra) puede incluir varias formas de perversiones sexuales. Pero la biblia no sabe nada acerca de prohibir las relaciones sexuales antes del matrimonio, éste último controlado por la iglesia.
 

El Amor es mas Poderoso que el Miedo
"Personalmente puedo decirte que … aprendí muy bien la lección hace tiempo y cuando aprendes bien tus lecciones, ya jamás se te vuelven a presentar (no tiene caso y el Universo ¡no funciona así!).  Mi lección estuvo en aprender por experiencia propia que nosotros mismos creamos nuestra realidad y que tenemos el poder para crear lo que deseemos.  Hace muchos años, cuando creía no tener poder para cambiar mi vida perdía billetes en la calle como por "accidente", algún ladrón me asaltaba o me quitaba el dinero de mi cartera.  Incluso después de un despido del trabajo, como para cerrar con broche de oro, un ladrón me saco de mi chamarra el monedero con el poco dinero que me quedaba y ¡el mismo día en que me despidieron del trabajo!
 Pero mi realidad ahora es diferente, hace muchos años que no me asaltan y no creo que un asalto o un suceso negativo pueda darse por azar.  Todo es producto del enfoque y de nuestro nivel de conciencia, o bien para traernos aprendizaje y crecimiento."
Esta cita de Abraham-Hicks contiene un mensaje muy poderoso sobre encontrar tu propio ambiente de bienestar, quise compartirla contigo porque tu eres poderoso y puedes crear tu ambiente de bienestar general utilizando tu mente y lo mejor es que al despertar tu conciencia y ser mas positivo, también ayudas a los demás:
"No importa si estás viviendo en un país donde hay frecuentes ataques terroristas, o un país donde casi nunca hay actos de violencia. No importa cuál es la cultura-- solo el sentimiento de vulnerabilidad es lo que te pone en una armonía vibratoria con lo que temes. Cuando trabajas para alcanzar el sentimiento de bienestar se vuelve imposible que te encuentres con alguna otra cosa que no sea el bienestar. Es el único lugar donde encontrarás el bienestar"--Abraham-Hicks
 
"El amor es más poderoso que el miedo"
Como seres humanos somos propensos al miedo porque es parte de nuestro instinto de supervivencia, pero a menos que sea utilizado para huir de un animal salvaje o para tomar una acción rápida en caso de accidente, el miedo es dañino.  El miedo es evidencia falsa que parece real y es destructivo en lugar de ser creativo.  No eres victima indefensa de las circunstancias del exterior, por el contrario, eres poderoso porque tienes el control de tus pensamientos y puedes dirigirlos hacia donde tu elijas.  Es posible moldear tus pensamientos y sentimientos para obtener resultados creativos en cualquier área de tu vida.  Y no puedes obtener lo que deseas de la vida si vives con miedo. En el artículo de la semana comparto contigo algunas maneras fáciles de comenzar a crear este valor del enfoque con amor, en lugar del miedo a no tener lo que deseas.  Esperando que el artículo de la semana te sea de máxima utilidad, te mando un abrazo y mucha luz!
 Es posible moldear tus pensamientos y sentimientos para obtener resultados creativos en cualquier área de tu vida.
Y no puedes obtener lo que deseas de la vida si vives con miedo.
Por ejemplo:
*No puedes tener libertad económica si temes la falta de dinero
*No puedes atraer a tu pareja ideal, si temes a la soledad o al sufrimiento que proviene del abandono.
*No puedes atraer dinero para saldar tus deudas si temes a las consecuencias de tu deuda actual o si vives en negación respecto a lo que debes, a tus ingresos, a tus gastos y a los patrones inconscientes que te han llevado a endeudarte.
Entre más amas lo que deseas, mas piensas en ello, por lo tanto le das más enfoque y energía. Cuando le des más enfoque y energía a lo que deseas, lo atraerás con una facilidad impresionante.  Como todo ser humano, he pasado por etapas de mucho miedo y también de negación en cuestiones de dinero, inversiones, seguridad económica y en las relaciones de pareja.
Uno de los puntos de transformación para mí, ha sido cuando abracé como un valor de vida ladedicación y el enfoque en lo que deseo en lugar de lo que no deseo.
En el artículo de la semana comparto contigo algunas maneras fáciles de comenzar a crear este valor del enfoque con amor, en lugar del miedo a no tener lo que deseas:
Tip #1 Durante tu tiempo libre reflexiona con serenidad sobre las cosas que deseas, descubre tu "A" mayúscula--hacia dónde quieres llegar, en quien te quieres convertir-- y no permitas que tu mente se utilice para las cosas triviales como ver noticieros, leer periódicos, reality shows o chismes del espectáculo que no tienen nada que ver con lo que quieres y que te hacen perder valioso tiempo de tu vida.
Tip #2 No te critiques por tener pensamientos negativos, porque con energía negativales das más poder, solo míralos como si fueran un niño pequeño que no sabe nada y a quien tienes que enseñar, dales amor y muéstrales la verdad más alta.
Tip #3 Cuando un pensamiento de miedo aparezca, amalo - porque es energía que necesita evolucionar, envíale amor hasta que su atracción sobre ti se desvanezca y después empieza a amar lo que quieres.
Tip Extra: Descubre tus temores y abórdalos porque encierran un regalo muy grande para ti, las más grandes áreas de sufrimiento y dolor te sirven como herramientas para que puedas encontrar la verdadera liberación y libertad.
El amor es más poderoso que el miedo, eres creador de tu propia vida y tienes el poder de lograr lo que quieras si dejas de creer que "No Puedes".
 ¿Te gustaría aprender más técnicas para tener una vida feliz y prosperidad en todas las áreas de tu vida?, suscríbete al boletín de Olivia Reyes "Tu excusa para ser feliz" de entrega semanal, visitando la página:
 



Sobre la historia de España (Sefarad):
 
Mitos Medievales y respuestas:
 
Traducido de Medieval Myths y se trata de la vida en Inglaterra.
Autora del original en inglés:Melissa Snell, About.com Guide
Traducido por: Helen Segura http://sefaradmesianica.vpweb.es/

Bodas e Higiene

El mito:
La mayoría se casaron en junio porque tomaron su baño anual en mayo así que no olían tan mal en junio. Pero, como que ya empezaban a oler algo, las novias llevaban un ramos de flores para enmascarar el olor corporal. De ahí viene el costumbre actual de llevar ramo en las bodas.
La verdad:
En las comunidades campestres de la Inglaterra medieval, los meses mas populares para bodas fueron enero, noviembre y octubre, con la cosecha recogida y antes de la siembra. El otoño tardío y el invierno fueron tiempos de la matanza de animales lo que favorecía la disponibilidad de carne fresca para el banquete de bodas que solía coincidir con festivales anuales.
Bodas en verano también coincidiría con festivales populares y junio sería una buena fecha para disfrutar de buen tiempo y la llegada de cosechas frescas tanto como flores frescas para la ceremonia. El uso de flores en la celebración de bodas se remonta a tiempos ancestrales. Según la cultura las flores tienen significado simbólico siendo los más importantes, lealtad, pureza y amor. En el siglo 15 las rosas eran populares en europa medieval por su conexión al amor romántico y fueron usadas en muchas ceremonias incluyendo a las bodas.
En cuanto al baño anual la idea que las personas en el medievo no se bañaban muy a menudo es persistente y falso. La mayoría de la gente se lavaban regularmente. No lavarse era considerado un castigo aún el la alta edad media. El jabón, posiblemente inventado por los Galos antes de nacer Cristo, estaba siendo usado en toda Europa antes del final del siglo 9. Su forma de pastilla apareció en el siglo 12. Casas públicas de baño no eran rarezas aunque su propósito principal a menudo cubría uno secundario que era como prostíbulo.
Así que existían facilidades para que la gente medieval se lavase los cuerpos. Por lo tanto, pensar que una novia medieval estaría un mes sin lavarse y luego aparecer en su boda con un ramos de flores para tapar su olor, no es algo que una novia podría contemplar, sea medieval o moderna.

Baños

El mito:
El baño era una bañera grande lleno de agua caliente. El hombre principal del hogar disfrutaría del agua limpia, después se bañaban los hijos y demás hombres, luego se bañarían las mujeres e hijos con los bebés en último lugar. El agua llegaría a estar tan sucio que podrías perder alguien en el – así el refrán de 'no tires al bebé con el agua del baño'!
La verdad:
La mayoría de gente humilde no tendrían para una bañera y utilizaban un barril abierto. El tiempo y esfuerzo necesario para llenar un barril sería suficiente para desanimar a cualquiera tomar un baño de cuerpo entero. Mas, no es necesario meterse todo en el agua para lavarse. Imagina lo que se puede hacer con un trapo, jabón y un cubo de agua.
No existen documentos para confirmar que familias se bañasen todos los miembros en el mismo agua, pero pueden haberlo hecho para ahorrar en esfuerzos. Sea cual fuese la ocasión especial que justificara un baño de cuerpo entero, sería suficientemente importante para no dejar ensuciar demasiado el agua. Al contrario a la creencia popular, los del medievo no estaban ignorantes en cuanto a asuntos de higiene y no se habrán sumergido en agua sucia para “limpiarse”. Los que podrían comprar una bañera también tendrían sirvientes para llenarlo y renovarlo y no tendrían razones para obligar a su familiar a bañarse en su agua contaminada.
En cuanto a los niños, fueron tratados con el cuidado especial con el que han sido tratados desde el comienzo de los tiempos. Antes de meterles en un barril lleno de agua (sucia o no), un infante recibiría su baño en algo más pequeño. No tenemos razones para creer que esta cantidad de agua necesaria no sería recogida directamente del pozo y calentado. No se tiene noticia de que se haya tirado jamás a un niño al vaciar el agua sucia.
El refrán de "No tires al bebé con el agua del baño" es de origen alemán y parece ser de una sátira del siglo 15 - Narrenbeschwörung de Thomas Murner. Fuente: Wolfgang Mieder's article en De Proverbio.

Techos de Paja

Mito:
Los techos de las casas eran de palas de paja sin madera debajo. Era el único lugar para que los animales se calentasen, así que los perros, gatos y otros animales pequeños (ratones, insectos) vivían en el techo. Cuando llovía se hacía resbaladizo y a veces los animales se caían y esto dio lugar al refrán “llueve perros y gatos."
La verdad:
La mayoría de casitas de campo y muchas en los pueblos tenían tejados de paja que, lejos de ser palas, eran construídos con mucho cuidado, trenzando fuertemente o bien paja, o retama, o brezo, juncos o cañas. Bien hecho, estos tejados mantenían (y mantiene) los elementos tal como lluvia, nieve y granizo fuera de la casa. Desafortunadamente, sería un hogar atractivo para pequeños roedores, insectos y pájaros. Estaba sujeto a la podredumbre en tiempo húmedo y suponía un peligro de incendio. No obstante, era barato y se cambiaba el tejado en cuanto el viejo dejaba de cumplir su función de proveer refugio adecuado. De todos modos las casas de los campesinos no solían ser muy permanentes y las volverían a construir cada generación.
Es verosímil que un gato saltaría al tejado para buscar roedores pero no viviría en el y menos un perro. No hay lugar en un techo de paja para que anide con comodidad un animal tan grande. Es simplemente uno de los mitos más ridículos.
No se conoce el origen de la famosa frase “llueve perros y gatos”. La primera vez que se vio impresa fue en el siglo 17 pero podría remontarse varios siglos antes. Quinion explora varias teorías en su página World Wide Words .

Camas con dosel

Mito:
No había nada que sirviese de barrera y las cosas caían en la casa. Esto era un problema en el dormitorio donde insectos y excrementos ensuciara la cama limpia. Así que una cama con postes y una sábana colgada encima proveía algo de protección. Así es como llegaron a existir las camas con dosel.
La verdad:
En los castillos y casas señoriales y algunas casa de pueblo, se usaban madera, tejas y piedra para los tejados. Lo cual servía bien para no permitir que cayese nada dentro de la casa. Pobres y campesinos que podrían sufrir este tipo de inconveniente, por un tejado de paja mal mantenido, normalmente dormían sobre catres de paja en el suelo o en un pajar. Ellos no tenían camas con dosel para protegerse de avispas muertas o excremento de rata.
La gente mas pudiente no necesitaban de doseles para protegerse de lo que pueda caerse del techo; mas la gente rica como los nobles, lores y damas o burgueses, sí tenían camas con doseles y cortinas. ¿Por qué? Porque las camas de dosel usadas en el medievo en Inglaterra y Europa tuvieron sus orígenes en una situación doméstica distinta.
En los primeros días del castillo europeo, el señor y su familia durmieron el la sala grande junto con todos los sirvientes. La zona de dormir de la familia señorial estaría en un extremo de la sala, separado de los demás con cortinas. Con el tiempo los arquitectos construían cámaras separadas para la nobleza. Aunque los señores tendrían su cama, los asistentes podrían compartir la habitación por conveniencia y seguridad. Por mantener tanto la temperatura como la intimidad, la cama del señor llevaría cortinas. Sus sirvientes dormían en catres o similar.
La cama del señor o señora era grande, enmarcada en madera y sus muelles eran hechos de soga o piel curtido entrelazado sobre lo cual iba el colchón de plumas. Tenía sábanas, colchas de pieles, edredones y almohadas. Era fácil de desmontar en ocasión de los viajes de inspección de las propiedades del señor. En el principio las cortinas colgaban del techo y luego con la evolución de la cama, se construía un marco para colgar dosel y cortinas.
Se introducían camas similares en las casas de pueblo, que tampoco eran mucho más cálidos que los castillos. En cuanto a las maneras y el vestido, las gentes prósperas copiaban a la nobleza en el estilo de amueblar sus hogares.

Suelos

Mito:
El suelo era tierra. Sólo los ricos tenían otra cosa que tierra, así la frase "dirt poor" en inglés (pobre de tierra o absolutamente pobre). Los ricos tenían suelo de pizarra que al mojarse en invierno era resbaladizo así que ponían paja en el suelo para mantenerse de pie. Avanzando el invierno añadían más paja hasta que al abrir la puerta salía al exterior. Se ponía una madera en la entrada y de ahí la palabra inglesa para umbral – threshold que es la combinación de 'thresh' (palabra usada para paja) y 'hold' (aguantar).
La verdad:
Cierto que las casas campesinas tenían suelos de tierra. Algunas compartían el espacio de la familia con los animales. Cuando se refugiaban los animales en un hogar campesino, estaban en una habitación separada pero podrían llegar a entrar en el espacio familiar. Por ello un suelo de tierra era práctico. Aún así no existe ninguna evidencia de que se utilizara la frase 'dirt poor' ¡antes del siglo 20! Una teoría mantiene que su origen esta en la zona de Oklahoma llamado 'Dust Bowl' (cuenca de polvo) que en los años 30 sufría de sequía y pobreza hasta tal punto que se creó condiciones de vida terroríficas. Pero no tenemos una evidencia directa.
En los castillos el suelo del piso bajo podría ser de tierra batida, piedra o enlucido, pero los pisos superiores tenían suelos de madera, y lo mismo en las casas de pueblo. No se necesitaba paja para prevenir caídas por el suelo mojado, sino que se utilizaba en general para ayudar a mantener el calor y amortiguar. Retama o brezo fueron acompañados de hierbas aromáticas como lavanda. Barrían el suelo regularmente y pondrían paja y hierbas frescas. No se dejaba la paja vieja cuando ponían la paja nueva. Si fuera así, es lógico pensar que se pondría algo en la puerta para mantener dentro a la paja (thresh) si no fuese por un detalle.
No existe "thresh." Es un verbo que según el diccionario Merrian-Webster significa 'separar la semilla' o 'pegar repetidamente'. Nunca se ha usado como nombre para designar a la paja del suelo. La palabra 'threshold' (umbral) es del inglés arquaico, igual que 'thresh', y data desde el siglo 12. Ambas palabras parecen hacer referencia al movimiento que hace los pies al golpear el suelo y threshold (en inglés antiguo therscwold) sería un lugar donde se da un paso.

Porridge (gachas)

Mito:
En aquellos días cocinaban en la cocina con una cacerola siempre colgando encima del fuego. Cada día encendían el fuego y añadían cosas al potaje. Comían principalmente verduras y no conseguían mucha carne. Comerían este estofado para cenar y dejarían las sobras en la cacerola para enfriarse por la noche y empezar de nuevo al día siguiente. A veces el potaje tendría comida que llevaba bastante tiempo dentro. Y tenemos el refrán, "Peas porridge hot, peas porridge cold, peas porridge in the pot nine days old” que se traduce 'potaje de guisantes caliente, potaje de guisantes frío, potaje de guisantes en la olla nueve días'.
La verdad:
En las casas campesinas no había cocina para cocinar. Los más pobres tenían una sola sala donde cocinaban, comían, trabajaban y dormían. Es posible que la mayoría de estas familias pobres sólo poseyeron una olla. Los pobres de pueblo o ciudad no tendrían ni eso y obtendrían su comida ya cocinada de tiendas y puestos de calle en la versión medieval de “comida rápida”.
Los que vivían al borde del hambre aprovechaba todo artículo comestible que encontraban y todo iba a la olla (con patas que se mete dentro del fuego en vez de colgarla encima) para la cena. Incluiría garbanzos, granos, verduras y alguna vez carne en forma de tocino. Este estofado se llamaba potaje y era el elemento básico de la dieta campesina. Y es cierto que a veces lo que restaba de un día sería utilizado el día siguiente. (Incluso ocurre hoy día en recetas de 'estofado a la campesina'). Pero no era normal que se quedase comida durante nueve días – ni para más de dos o tres. La gente que vive al borde del hambre no dejaría nada en su plato, ni en la olla. Arriesgarse a enfermedades por contaminar los ingredientes frescos, recogidos con esmero para la cena, con los restos podridos de hace nueve días parece poco probable. Lo que si es probable es que las sobras de la cena se incorporase en un desayuno que sostendría a la familia trabajadora para la mayor parte del día. No he podido encontrar el origen del refrán. No parece probable haberse originado en la vida antes del siglo 16 porque según el diccionario Merriam-Webster la palabra "porridge" no hizo su aparición hasta el siglo 17.
Addendum: Lauren Henry escribe:
Mi fuente es The Oxford Dictionary of Nursery Rhymes, editado por Iona y Peter Opie, publicado por Oxford University Press, 1997, pps 406-409, según lo cual, el refrán se origina en una parodia de un reclamo de un feriante en la Feria de Bartholomew en el siglo 18, documentado en una descripción hecha por G.A. Stevens en 1762.

Cerdo

Mito:
A veces obtenían carne de cerdo lo que les hacía sentir muy especial. Al llegar visitas colgaban su panceta para alarde. Era señal de riqueza que un hombre podía traer la panceta a casa. Cortarían un poco para compartir con la visita y todos se sentaban a masticar la grasa.
La verdad:
La carne si que escaseaba para los campesinos pobres, pero el tipo de carne que podrían tener sería aquella que se preservaba durante un tiempo largo. Se hacía ahumada, curada o salada. En la Europa medieval, la carne mas popular para su conservación ahumada era el cerdo. Jamón o panceta ahumado o curado dura mucho mas tiempo que cualquier otra carne y por tanto era la elección para cualquiera con problemas para conseguir comida. Panceta no era un símbolo de riqueza. La carne fresca sí que sería un lujo entre campesinos. La panceta (y cualquier otra comida que se almacenaba dentro de casa) estaría colgada de las vigas pero no para alardear, sino simplemente para mantenerla alejada del suelo, ratas y otros animalitos.
La situación de la comida era diferente en los hogares de los ricos y en los castillos. La cantidad de comida preparada cada día en el castillo era impresionante e incluía cosas como “ale” (cerveza inglesa), vino, pan, fruta de árboles, fruta silvestre, frutos secos, cebollas, guisantes, judías, vegetales de huerto, pescado fresco, pescado secado, crustáceos, buey, cordero, ganso, caza, y es cierto – ¡cerdo! Esto sin contar las delicias servidas en ocasiones especiales o a los lores más importantes. Estas serían; cordero, ternera, lechón, erizo o cisne; ni cosas importadas como las almendras, dátiles, naranjas, pasas, higos y granadas.
Para estas personas prósperas y su casa, masticar grasa “chewing the fat" no fue un pasatiempo común. Tampoco fue una frase popular en el siglo dieciséis. Fuentes informales indican que tanto “traer a casa la panceta” como “masticar la grasa" originó en Norteamérica del siglo XIX, y actualmente carezco de confirmación.

Tomates

Mito:
Los que tenían dinero tenían platos hechos de estaño. La comida con un alto contenido en ácido hacía que algo del plomo se filtrase a la comida lo que suponía envenenamiento y la muerte. Esto ocurría sobre todo con tomates así que durante los próximos 400 años se consideraban a los tomates como venenosos.
La verdad:
Se usaba el estaño para platos, vasos para beber y otras herramientas para la mesa en el medievo, pero no en exclusivo. Gente más rica utilizaban plata u oro para ocasiones especiales y los platos de madera aparecieron en la baja edad media. Es bien cierto que el contenido de plomo (alrededor del 30% como máximo) de los platos de estaño podría filtrarse en contacto con comida ácida. No obstante, el envenenamiento por plomo no es un proceso rápido, sino una acumulación lenta de toxinas en el tiempo, y sus efectos no se hubiera podido asociar con un ingrediente en particular.
Además, el tomate – que originó en América del Sur y fue evidentemente cultivado en Méjico mucho antes de la llegada de los Europeos – no hizo su aparición en la cocina Europea hasta que llegó a España a principios del siglo XVI. Tanto los españoles como los italianos lo adoptaron sin reservas a muchas recetas y no se conoce ningún incidente ni quejas desde cualquier región que este fruto fuese venenoso.
Pero en el norte de Europa, las plantas del tomate tenía un uso puramente decorativo y era raro verlas en Inglaterra en el siglo XVI. Sí que hubo una creencia en la toxicidad de la planta debido en parte a su similitud con la belladona y el “deadly nightshade” (similar a la belladona). Es, de hecho, miembro de la misma familia botánica, las raíces y hojas contienen la neurotoxina 'solanina' y, por lo tanto, sí que es venenosa.Quizás esto explique la reticencia del norte de Europa a usar su fruto y la falta de entusiasmo por parte de los ingleses a experimentar con él.

Trench Mouth (enfermedad de la boca)

Mito:
La mayoría de la gente no tenían platos de estaño, sino “trenchers” - un trozo de madera con una hendidura practicada como un cuenco. No se lavaban nunca y muchas veces se criaban gusanos en la madera. Después de comer de los “trenchers” agusanados los comensales se contagiaban con "trench mouth" (una infección en la boca).
La verdad:
Originalmente los “trenchers” (también llamados "manchets") fueron platos hechos de pan duro. El pan sin plástico para guardarlo se volvería bastante duro pero no se formarían gusanos de un día para otro. Estos platos de pan absorbería los jugos de la carne y se comería como parte de la comida. Fue muy común verlo en la cena de un castillo medieval.
En el medievo tardío aparecieron los platos de madera. En el principio simples tableros más tarde contenían depresiones para poner la comida y a veces huecos para la sal o un cuchillo. Si prestamos atención al cuidado que ponían la gente para lavarse las manos antes de comer, es difícil imaginar que el señor del castillo aguantaría que se le sirviesen la comida sobre un trencher agusanado y sucio. Como se ha dicho, la gente en el medievo no eran ignorantes en cuanto a los asuntos de la higiene y sabían cómo lavar sus platos.
"Trench mouth" es una forma dolorosa de gengivitis. El término tuvo su origen en la primera Guerra Mundial cuando los soldados que estaban mucho tiempo en las trincheras sufrieron los efectos del estrés, exposición (a los elementos) y cuyas opciones en cuanto a higiene eran limitadas. Algunas personas en el medievo también pueden haberlo sufrido pero no lo llamarían así y no todo el mundo contraería gingivitis. A la falta de cepillos de dientes (algunos nobles los tenían en el siglo XIII) la gente frotaba sus dientes con palitos de marfil, hueso o madera y los remataban con una tela de lana.
Notas
  1. En Gies, Frances & Gies, Joseph, Life in a Medieval Castle (HarperPerennial, 1974), los autores notan que "Anunciaron las comidas con un toque de corneta para señalar el momento de lavar las manos. Sirvientes con aguamaniles, palanganas y toallas asistían a los huéspedes." (p. 114) Además, debido a la práctica de compartir platos de comida con compañeros de mesa así como de comer algunos alimentos con los dedos, se esperaba de los comensales que mantuvieran sus manos y uñas “escrupulosamente limpios" (p. 116).

Pan

Mito:
El pan se repartía según el nivel social. Así los obreros recibían el fondo quemado del pan, la familia comía lo del medio y los huéspedes recibían la parte de arriba, la corteza superior.
La Verdad:
Parece que esta afirmación ridícula se refiere a castillos o casas señoriales donde hay que proveer para trabajadores, familias y huéspedes, en contra de las casitas de campo de una sola familia o las casas de los pueblos/ciudades. Me pregunto, sin recibir respuesta, ¿cuan grande debía ser un solo pan para dar de comer a docenas o incluso cientos de personas, y cuanto tiempo se invertiría la servidumre para cortar y repartir “según el nivel social”? El hecho es que en castillos y casas señoriales horneaban el pan en unidades individuales y se distribuían entre las mesas. Como norma general se horneaban dos tipos de pan en el castillo. Pan blanco para acompañar con las comidas, y un pan mas basto (seguramente de harina integral) que se utilizaba para los “trenchers”. Los trabajadores comían en una zona apartada del noble y la familia de éste, y puede que hubiesen recibido el pan basto comparado con la variedad fina dada a los nobles, o incluso podrían recibir el pan blanco con sus comidas.
Los campesinos, quienes no tenían hornos en sus hogares, no siempre podían comer pan con las comidas, pero podían preparar su pan y llevarlo al horno público. El hornero lo horneaba por un precio (a veces un porcentaje de la hornada), parte del cual iba destinado al señor. El pan campesino solía ser de grano integral. En los pueblos y ciudades existía una industria panadera con su “sindicato”, panaderías y gran variedad de panes y precios.
En inglés, la frase “upper crust” (corteza superior) se refiere al nivel social superior o nobleza. Según el diccionario - Merriam-Webster dictionary, esta frase "upper crust" tiene su origen alrededor del año 1836.

Copas de Plomo

Mito:
Utilizaron copas de plomo para beber “ale” (cerveza suave, de pocos grados, fabricado en las casas particulares) o whisky. La combinación les tumbaba hasta para un par de días. Alguien pasando por la calle les tomaría por muertos y les prepararía para la sepultura. Se les llevaba a casa y estarían en la mesa de la cocina durante un par de días y la familia se reunía para comer y beber y esperar a ver si volvía en sí. Así la costumbre del velatorio con refrigerio.
La Verdad:
Como ya dijimos, el envenenamiento por plomo es un proceso acumulativo, no es una toxina de acción rápida. Además no se utilizaba plomo puro para fabricar copas para beber. En el siglo 16 se utilizaba; el estaño (que tenía como máximo un 30% de plomo), cuerno, cerámica, oro, plata, vidrio y madera para fabricar copas, tazas, jarras, frascos, cuencos y demás recipientes para contener líquidos. En situaciones informales, se obviaban las copas individuales y bebían directamente de la jarra que sería de cerámica. La gente no solía perder la consciencia por causa de la combinación de whisky y plomo. Los que se pasaban en el alcohol hasta la inconsciencia se recuperaban dentro de 24 horas. El consumo del alcohol era un pasatiempos popular tanto en el campo como en la ciudad y los informes de los jueces de instrucción están llenos de accidentes acaecidos, tanto sin importancia como fatales, a los ebrios. Cualquiera hallado al lado del camino o en un callejón puede recibir una diagnosis de vivo o muerto simplemente por su respiración y seguramente las personas en el medievo tenían suficientes luces para observar este síntoma. Nunca fue necesario tumbar a un borracho “en la mesa de la cocina” para esperar a ver si se despertaban. Sobre todo porque los mas humildes no tenían ni cocina ni mesa.
El costumbre del “velatorio” se remonta mas allá del siglo 16. En el Reino Unido parece tener origen en una costumbre celta y le vigilaban al recien fallecido quizás en un intento de protegerle de los espíritus malignos. Los anglo-sajones lo llamaron "lich-wake" del Inglés antiguo lic, un cadáver. Al llegar el cristianismo se añadió la oración a la vigilia. Con el tiempo el costumbre tomo carácter social cuando se reunían la familia y amigos para despedirlo y disfrutar de una comilona y la bebida de paso. La iglesia intentó desaprobar este costumbre pero los humanos no reniegan de celebrar la vida en frente a la muerte.

Los Muertos

Mito:
Inglaterra es pequeño y viejo y empezaba escasear sitios para enterrar a los muertos. Así que desenterrarían los ataúdes y llevarían a los huesos a una “casa de huesos” para volver a usar la tumba. Al abrir las ataúdes, 1 de 25 tenían marcas como de rasguños y se dieron cuenta que habían enterrado a la gente viva. Así que pensaron en atar un cordel a la muñeca del fallecido, pasarlo a través del ataúd y la tierra para atarlo a una campana. Alguien tenía que quedarse en el cementerio toda la noche (turno de cementerio) para vigilar la campana. Así alguien puede ser “salvado por la campana” o considerado “muerto por campanero".
La Verdad:
Inglaterra no es tan viejo ni tan pequeño que no se pueda establecer nuevos cementerios. No obstante, sí existían cementerios sobre-poblados debido a la tradición cristiana de enterrar a los muertos en tierra consagrada de las iglesias. No existían casas de huesos, o “osarios”, en Inglaterra pero sía habían "charnel houses." Estas eran casas consagradas para almacenar huesos puestos al descubierto mientras cavaban nuevas tumbas. Si estos huesos habían estado en ataúdes – no era una practica comun excepto entre los adinerados – hacía tiempo que se habían corrompido. Algunas casas “osarios” se fundaron durante la plaga cuando el cementerio no pudo recibir las enormes cantidades de cadáveres y los de las tumbas existentes tenían que ser removidos para hacer sitio.
No fue hasta el siglo 18 que se dio el costumbre nefasto de sacar los huesos en secreto de una tumba para enterrar a un inquilino nuevo. Serían tumbas antiguas y los ataúdes estarían tan podridos que si alguna vez hubiesen marcas de rasguños no se podría distinguir en la madera podrida. Los cavadores de tumbas a menudo aprovechaban el metal (asideros, placas y clavos). Se resolvió el asunto a mediados del siglo 19 cuando Londres pudo pasar una ley que cerraban a los cementerios y restringían los enterramientos dentro de los confines de la ciudad. La mayoría de pueblos y ciudades en el Reino Unido lo siguieron.
En ningún momento durante el medioevo hubo un temor generalizado que se estaba enterrando a la gente viva y no se conoce que se haya inventado lo de la campana para dar aviso a los vivos. La mayoría de la gente tenían suficiente inteligencia para distinguir entre un muerto y un vivo. A través de la historia han habido casos de uno que es enterrado vivo, pero de ninguna manera era tan frequente que el mito nos hace creer.
Las frases comunes citadas en la última parte del mito no tienen nada que ver con un enterramiento precipitado y cada uno tiene su origen en una fuente distinta. Según el Merriam-Webster dictionary, la frase "graveyard shift" tiene su origen en el principio del siglo 20. Puede venir de las vigilias nauticas a bordo de los buques, llamadas "graveyard watch" por la soledad y el silencio que lo acompañaba. "Saved by the bell" origina en el boseo cuando un luchador es “salvado” de mas castigo o la cuenta de diez cuando suena la campana del final del “round”. (Pero el siguiente round es otra historia).
Un "ringer" (campanero) es argot para un impostor. Estaba relacionado con las trampas en los caballos, cuando un entrenador sin escrupulos sustituye un caballo rápido – un ringer – por una jaca con un mal registro.
Un “dead ringer" es simplemente alguien que se parece muchísimo en apariencia a otra persona. Alguien que esta "dead wrong" esta tan equivocado como sea posible.

¿La Verdad?

Del Mito:
Y esto es la verdad... (¿Quien dijo que la historia fuese aburrido?)
La Verdad (¡mas o menos!):
Según la guía de leyendas urbanas, David Emery ha notado que una de las señales que estas ante una leyenda urbana es cuando el autor lo da por veraz pero no ofrece evidencia que lo apoya. Añada una serie de premisas inverosimiles con su gracia y seguro que has recibido un mito.
Si has leído hasta aquí habrás visto que la “verdad” acerca de la vida en el medievo es mucho mas compleja y fascinante y mucho menos ridícula que sugiere el mito. El mundo era un lugar bien diferente entonces que ahora, pero las personas – tontas, sensatas, sucias y limpias, crueles y amables – eran en muchas maneras como somos nosotros hoy en día. ¿Como sobrevivieron y prosperaron en un mundo sin luz eléctrica, agua corriente frío y caliente, aviones, ordenadores, lentillas de contacto o desodorante?
Para averiguarlo, puedes leer alguno de los libros reseñados abajo y seguro que la “verdad” de la edad media no te será para nada “aburrida”.

Fuentes y Lectura Sugerida
Estos enlaces te llevará a sitios para comparar precios.

En inglés:
Daily Life in the Middle Ages
by Frances & Joseph Gies
This is the large, hardcover edition, heavily illustrated in full color, which includes three volumes that you can also buy separately in portable paperback:
The Middle Ages
by Morris Bishop
Medieval Prostitution
by Jacques Rossiaud; translated by Lydia G. Cochrane
Food and Eating in Medieval Europe
edited by Martha Carlin and Joel T. Rosenthal

En Castellano:
Hacer una búsqueda en Internet arroja un montón de sitios.
**************************************

INTRODUCCIÓN A LA VESTIMENTA
 
Desde el siglo IV hasta el siglo XIV, en el modo de vestir, se produjeron cambios escasos y muy lentamente. La mayor parte de la población vivía en el campo y el atuendo empleado se llamaba brial. De obligada referencia es la cita de Aymeric Picaud sobre las vestimentas y el calzado campesino:
«visten con paños negros y cortos, hasta las rodillas solamente, a la manera de los escoceses, y usan un calzado que llaman abarcas, hechas de cuero con pelo, sin curtir, atadas al pie con correas, que solo resguardan la planta del pie, dejando desnudo el resto».
 
Abarcas siglo XIII
 
Para la mujer la doble túnica hasta los pies. Encima un manto con un broche en el centro al estilo bizantino, y un velo cubriendo la cabeza para mostrarse en público. Para el hombre: la camisa interior, sobre ella el sayo, túnica corta, cubrían las piernas con las calzas hasta el muslo, y completaba el atuendo el manto a veces con capucha. En épocas más cálidas llevaban la capucha sola, cuando amenazaba lluvia. En el campo, tanto hombres como mujeres llevaban sombreros de paja con corona ancha para protegerse del sol.
 
Desde finales del XII hasta el XVI se impuso la gayadura. Se trataba de combinar distintos colores vistosos en una misma prenda: en las calzas, la aljuba o el justillo.
 
En general se vestía con varias prendas superpuestas.
La ropa interior se basaba en una camisa (o camisón, o camisola) que se mantuvo como prenda básica y más bien larga durante toda la edad media acortándose durante el renacimiento. En verano y en casa la mujer llevaría solamente la camisa sujeta con un cinturón y protegida con un delantal.
Respecto al resto de la ropa interior se sabe que los hombres llevaban calzones (parecidos a nuestros calzoncillos largos o estilo "boxer") y calzas (medias de tela cortada al biés) que se ataban a los calzones.
El caso de las mujeres es más misterioso pero se sabe que llevaban calzas. Personalmente creo que llevarían también calzones porque ¡las calzas debían atarse a algo!, y los paños sucios (para la menstruación) ¡tenían que ser sujetos! Hacia finales del siglo XV hay indicios también de que al menos algunas españolas habían adaptado la ropa interior de los hispano-árabes: una especie de pantalones muy anchos y sueltos que llegaban hasta las rodillas llamados zaragüelles.
Algunos dicen que “no se sabe si llevaban algún tipo de sujetador, aunque hay que decir que los trajes ajustados no suelen precisarlo”. Esto puede ser el caso de las mozas, pero las maduras con más volumen por haber parido y amamantado, y con pezones más marcados que se notaría a través del lino o lana fina, seguramente utilizaría los vendajes de toda la vida para estar más cómodas en el trabajo y por pudor. Esta es mi opinión.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
De izquierda a derecha se ve un campesino en la cosecha luciendo sólo su camisa y braes. Después un hombre se viste su camisa larga y calzones. Los pantalones podrían ir ajustados a la pierna o sujetos a las calzas. La última imágen es de unas atletas romanas. Si tenían sujetadores entonces, también los tendrían en el medievo.

En este enlace teneis una noticia de interés sobre el tema de la ropa interior en inglés:
 
Para salir a la calle, por encima de la ropa interior, se llevaba la túnica de buena tela, mas o menos elaborada y con mas o menos bordado según el nivel social. Se podría llevar encima de esto un abrigo (sí, incluso con mangas). De obligación era la capa. Todo el mundo la llevaba, con o sin capucha, desde los hombros hasta la rodilla o el tobillo en cuanto a largura. Se utilizaba como manto de dormir en caso de ser sorprendidos fuera por la noche cuando iban de viaje.
En la imagen de la izquierda vemos claramente la camisa interior, ajustada hasta la muñeca y largo hasta el tobillo.  La cabeza cubierta.  La túnica exterior de diario con mangas cortas para verano o para facilitar el trabajo.  Los zapatos como éstos:
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
En la imagen la dama esta preparada para salir, con sus mangas largas, el tocado de rigor y la capa. 
 
Hacia el final de la Edad Media las calzas se vuelven más sofisticadas, hasta llegar a las calzas enteras, que serían como pantalones ajustados con un parche delantero para cubrir el hueco de la bragueta.
 
Otra característica de la ropa medieval es la de cubrir gran parte del cuerpo. Normalmente, tanto hombres como mujeres, iban cubiertos desde el cuello hasta la muñeca y hasta los tobillos. Sólo en las ilustraciones de labores del campo o en las de gente relajándose en casa, se ven piernas o brazos descubiertos.  Las mujeres no llevaban escote alguno.
Por supuesto no existían cremalleras ni velcros y los botones solían ser pocos y más bien decorativos. Para cierres pequeños (como el del escote) se usaban broches. Para los trajes ajustados solían usarse los cordones (atados siempre en zig-zag).
Las primeras camisas que hice para mi y mi hija fue de este tipo pero no son prácticas. Con el cierre en cordones detrás yo necesitaba alguien que me ayudara a vestirme. Aunque los terratenientes o mercaderes tendrían personal a su servicio, no me consta (corregidme si yerro) que tuvieron sirvientes de cámara.  Los hijos podrían ayudar, pero ¿que hacer hasta que no tuvieron edad?  Mi hija no podía amamantar a su hijo, así que hice su vestido con el cierre delante. Cumplió la función pero ¡tenía un aspecto“raro”!
Ropa anterior al siglo XII
Básicamente son túnicas (como las camisetas de manga larga pero llegando hasta por debajo de las rodillas o hasta el suelo) con diferentes adornos y sujetas con cinturones. Las túnicas se superponen y adornan con bandas de dibujitos.
Los estilos más elaborados son difíciles de interpretar. Por ejemplo, hay por ahí una iluminación de los reyes visigodos en que no es obvio la diferencia entre el traje de la reina Urraca y el de los reyes.  Creo que es ésta:
 
La vestimenta española antigua es un tema poco explorado; el observador casual encontrará pocas referencias a este período en las fuentes sobre vestimenta en general, e incluso en los libros de arte específicos. Encontrar representaciones pictóricas a menudo requiere una visita a una biblioteca bien surtida. Algo hay en Internet. Sin embargo la búsqueda vale la pena, pues lo que emerge es un conjunto de prendas de vestir únicas, mayormente desconocidas y normalmente ajenas a las tradiciones del resto de la Europaoccidental.
 
Siglos VII a X
La prenda básica de los visigodos, al igual que de los romanos, era la túnica con mangas. Hay varios tipos descritos: la túnica pectoralis (corta), la túnica escarlata y la túnica coccina (rojas), y la armilausa vulgo. La armilausa no pertenecía a la tradición romana, ya que era una prenda abierta por delante y por detrás. Algunas de éstas tenían una falda abierta con puntas agudas y pueden verse en los relieves visigóticos asturianos. También hay mención de una túnica para mujeres llamada amiculum, vestida en Roma por mujeres de dudosa reputación pero usada en España por las mujeres decentes.
 
Aún se evidencia el uso de la túnica romana, decorada con tiras verticales llamadas clavii. Las túnicas se decoraban frecuentemente con listas llamativas, tanto horizontales como verticales. Se llevaban ajustadas con un cinturón grueso con hebilla conocido como un cingulum, muchos de los cuales se han encontrado en las excavaciones de enterramientos.
 
También hay un estilo inusual representado en el codex Armilianensis, un manuscrito visigótico. En él podemos ver tanto hombres como mujeres vistiendo lo que parece ser una túnica o traje largo con hileras de vuelos. Boucher especula que éstos fueron introducidos a España por mercaderes de Siria, donde se usaba este tipo de trajes de inspiración cretense. (Ver Boucher p. 132,Davenport p. 109)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Las capas y mantos eran usados por ambos sexos y por todas las clases sociales. Varias formas de la capa romana se llevaba recogida, y el chlamys que era una capa corta semi-circular se llevaba atado, sobre el hombro izquierdo. San Isidoro hace especial mención del mantum hispani que era un manto pequeño que llegaba sólo hasta las manos, y que se convirtió en una prenda común de la moda española de los siglos siguientes. Hay también evidencia de que se usaba el pallium romano, una capa rectangular. En España, sin embargo, este manto no se sostenía con una única fíbula (broche similar a un imperdible) sobre el hombro, sino que se llevaba con fíbulas colocadas a ambos lados del pecho.
 
Los hombres (y posiblemente las mujeres) llevaban varios tipos de prendas para cubrir las piernas, similares a los pantalones modernos. Las brae eran pequeñas, y sólo cubrían las partes intimas, mientras que las femoralia eran más largas y también cubrían los muslos. Los tubrucos, un nombre que hoy se usa para pantalones, se llevaban bien ajustados o sueltos alrededor de los tobillos. Estos pueden verse en los relieves romanos como parte del atuendo bárbaro, y Bernis observa que guardan un fuerte parecido a los pantalones usados por los partos en Persia.
Centrándonos ahora en la parte superior, se ve que el pelo corto llevado durante el periodo clásico romano va dando paso a estilos más largos, y que estos nuevos estilos favorecían los flecos llegando a las orejas. Era costumbre que las mujeres jóvenes llevaran el pelo suelto, señalando su estado de solteras. San Isidoro también menciona un capitulare relacionado con la vestimenta de las mujeres, pero sólo podemos hacer suposiciones sobre sucontenido. 

Siglo XI
Las gentes de los siglos XI y XII llevaban unas determinadas prendas que además de protejerles de las inclemencias, mostraban su condición social y su identidad. Campesinos y artesanos llevaban ropas mas cortas y sin teñir. La ropa resultaba cara, incluso las piezas más sencillas, y aún más si se utilizaban tintes. Además es de sentido común que unas vestimentas más largas suponían un gran estorbo a la hora de desenvolverse en su trabajo y el día a día. Existen imágenes de campesinas con sus faldas recogidas en sus cinturones para facilitar su trabajo y los hombres con un sayo hasta medio muslo y un pantalon ceñído en el tobillo e incluso más arriba. Todo el mundo se llevan las camisas remangadas en verano.
Después estaban las clases con mayor poder adquisitivo y su ropa era bien diferente. La calidad del tejido aumentaba así como el colorido.
Los nobles, con su superior categoría económica, lucían largas, grandes y holgadas ropas confeccionadas con tejidos de lujo procedentes en numerosas ocasiones del mundo oriental. Y su calzado era de piel suave y flexible.
La España mozárabe, aquella bajo el dominio musulmán, desarrolló estilos de vestir distintos de los del resto de la Europa cristiana. A diferencia del periodo anterior, hay más evidencia en las miniaturas sobre los estilos usados en esta etapa de la historiaespañola.
Bernis menciona por primera vez la camisa, pero no explica la naturaleza de esta prenda, excepto por su mención de las camisas lineas (de lino) y las camisas siricas (de seda) y del hecho de que estas sean blancas y de otros colores. Hay, sin embargo, más información sobre las túnicas. En España, a diferencia del resto de Europa, estas se observan en gran variedad y muchas tienen nombres de origen árabe. La mutebag era ajustada y sin mangas mientras que el mofarage o mofarrex tenía una abertura desde la cintura, dejando las piernas descubiertas.
La clase superior llevaba túnicas de diferentes longitudes que se llevaban superpuestas. Las túnicas exteriores se llamaban pintelles, o aljubas, un término usado en siglos posteriores para designar a la prenda usada sobre todas las demás. Hay también referencias a la adorra, que se abotonaba por la parte delantera, probablemente la referencia más antigua a los botones. También se ven túnicas abiertas por la parte delantera hasta un punto invertido, otras alargadas por detrás hasta los tobillos (a veces en puntas) y aún otras con una cola rectangular por detrás.
Las túnicas se hacían de lana y lino y, en el reino de León, se las podía ver hechas en cara seda coloreada. (La España musulmana en esta época competía con Oriente en la manufactura de telas de seda.) Las prendas se decoraban con tiras (posiblemente bordadas) sobre los puños, mangas, y hombros. Una misma prenda podía estar hecha de diferentes colores de tela. Los tejidos eran decorados con pequeños diseños que ocupaban toda la tela, especialmente grupos de tres puntos, y también con diseños de rayas más grandes.
También se desarrollaron una gran variedad de mantos, que podían ser mobatana (forrados de pieles), barragán (lana), y alifafe (hecho de diferentes pieles). Pieles comunes eran las de comadreja, conejo y cordero. Un estilo peculiarmente español, que probablemente tiene su origen en la paenula romana, era completamente cerrado, más corto por detrás que por delante, y con una banda decorando el borde inferior delantero. Otro estilo tradicionalmente español, llevado por tanto hombres como mujeres, es el que tenía una abertura para el brazo izquierdo. También se sigue viendo la capa visigótica corta.
La moda masculina española se distingue por sus prendas para las piernas, especialmente por los pantalones sueltos fruncidos en los tobillos, que pueden verse en las ilustraciones de caballeros y otras figuras importantes; una versión más corta de éstos es usada por las clases inferiores (Figura 8). Estos pantalones podrían ser descendientes del femaralis visigótico, o quizás ser una muestra de influencias musulmanas. La mayoría de los nombres de calzados muestran esta influencia, como las ballugas, que se levantaban alrededor de los tobillos, y los soccos, albacass, y zapatones. (Zapatos se convirtió en el término genérico para el calzado durante el Renacimiento.) Hay también menciones de la sandalia, obviamente procedente de los romanos, y vemos zapatos con la punta retorcida, una influencia de los árabes.
En las miniaturas pueden verse varios tipos de tocados (Figura 9), desde las mitras altas y puntiagudas de los obispos hasta la silueta semicircular, crestada, del rey. También pueden apreciarse los tocados altos y redondos de las clases superiores y el casco puntiagudo del soldado. Hay además evidencia del uso de turbantes, que explicarían lo que parece un disco alrededor de las cabezas de algunas figuras. También se describe una capucha que cubre la cabeza y el cuello, sujetada con una banda grande llamada almaizar.

Siglo XII
En el siglo XII, los peregrinajes aumentaron por toda Europa y crecieron los intercambios de conocimientos. Al convertirse Santiago de Compostela en un lugar de peregrinaje importante, los reinos cristianos del norte de España empezaron a ser influenciados cada vez más por las costumbres del resto de Europa. Aunque la vestimenta acusó también esta influencia, el traje español aún retuvo las singulares tradiciones mozárabes, y hay aún abundante evidencia de influencias orientales.
Como prendas esenciales del s. XII, la cota, túnica ajustada hasta la cintura y desde aquí más floja, tiene mangas sueltas ajustadas, debajo otra sin mangas, muy larga en las mujeres. Los hombres usaban cotas bajo la armadura, que a final del s.XIV se incorporan al traje civil.
A mitad de siglo se hacen botines con suela, siguen usándose abarcas de cuero, y zuecos o galochas de madera para proteger el calzado fino.
Las prendas principales para hombres y mujeres eran el brial, llevado bajo la piel/pellizón, y un manto. (Las palabras almexia y túnica continuaron siendo usadas.) El brial era una túnica, normalmente con mangas ajustadas; las mujeres llevaban el brial largo, pero los hombres preferían una versión más corta a la que podía además practicársele una abertura para facilitar el montar a caballo. El brial se hacía normalmente de tela rica como la cenda (seda fina), xamet, o ciclatón (seda tejida con oro). Los puños solían decorarse con diseños geométricos o espirales, pero no estamos seguros de cómo se aplicaban éstos. Los diseños estampados de motivos pequeños cubriendo toda la tela aún se evidencian.
La piel o pellizón se lleva por encima del brial y, como éste, puede tener una abertura en la falda. Las mangas, sin embargo, son más cortas y anchas (incluso anudadas) y las versiones femeninas muestran mangas ajustadas que se ensanchan repentinamente en la muñeca (Figuras 10 y 11). El nombre de pellizón viene del forro de piel que se ocultaba tras otro forro de tela. Las pieles favoritas eran el armiño, abortones, conejo, y cordero. Estas prendas eran decoradas con bandas alrededor del escote bajo, los bordes de las mangas, los dobladillos de las faldas, y atravesando la parte superior de las mangas (también un estilo musulmán).
Bernis dice que los mantos se llevaban tanto en interiores como en exteriores y que el viejo pallium y manto semicircular romanos continuaron siendo usados. También muy popular en esta época era la capa con sólo una abertura para la cabeza, rematada por una capucha. Las mujeres preferían una versión más corta del manto, similar a un poncho moderno. Los tubrucos (pantalones) continuaron siendo usados pero estaban siendo relegados a las clases inferiores. Una nueva clase de calzado/pantalón, ajustado a la pierna y probablemente atado a las bracae, se iba popularizando.
Durante este periodo los hombres raramente se cubrían el cabello, que podía ser largo o corto, y atado en trenzas. Bajo el cappillo de armor (casco), sin embargo, el pelo se recogía en una cofia, y el cappillo de hierro, que era cónico, dio su nombre a un tocado puntiagudo de tela. Las barbas eran comunes y simbólicas: una barba poco aseada, o una trenzada con un cordel de tela, era signo de duelo, mientras que mantener la barba propia en la mano era signo de gran satisfacción o arrogancia. Un insulto tremendo era el acariciar la barba de otro hombre; El Cid hizo un juramento por aquesta barba que nadi non messó, queriendo decir "por esta barba que nadie ha tocado". Las mujeres, por otro lado, siempre llevaban la cabeza tapada de alguna forma. Un estilo, que muestra influencia bizantina, cubría la cabeza, cuello, hombros, y a veces el pecho, mientras que otro estilo muestra varias capas de tela onduladas alrededor de la cara y cuello. A ambos estilos podía añadirse un gorro.
Aunque hay pocas fuentes documentales sobre la vestimenta de este periodo, lo que vemos es una variedad de estilos inusuales que no aparecen en otras partes de Europa. Esta variedad continúa siendo la característica de la moda española a través del Renacimiento, y recomiendo sin reservas continuar el estudio en este campo a aquellos que se inclinan por explorar territorios inexplorados.
El aseo personal solía hacerse en los lechos de los ríos o en las piscinas de aguas termales. Los príncipes carolingios se bañaban y cambiaban sus ropas los sábados. Nos han quedado restos de utensilios de cuidado personal como tijeras, pinzas depilatorias o peines, especialmente para las damas que mesaban sus cabellos y los "esculpían" con ayuda de largas horquillas.
Encontramos numerosas joyas que servían para adornar vestidos y capas, considerándose la orfebrería germánica como una de las más atractivas de la historia. Nos han quedado sortijas, anillos, pendientes, horquillas, broches, placas-hebillas, joyas que exclusivamente podían utilizar las mujeres como se ha podido constatar en los yacimientos arqueológicos. Estas joyas nos dan fe de la existencia de grandes fortunas en la Alta Edad Media. Tenemos el ejemplo de un general merovingio llamado Mummolus, quien a su muerte dejó 250 talentos de plata y 30 de oro lo que suponían 6250 kilos de plata y 750 de oro, fortuna entre la que destaca una fuente de 56 kilos. Un esclavo culto llamado Andarchius valoró su fortuna en 16.000 sueldos de oro -unos 68 kilos- para convencer a una noble dama de que podía casarse con su hija. El obispo Didier de Auxerre legó a su iglesia en el año 621 aproximadamente 140 kilos de orfebrería litúrgica. Son algunas muestras de la pasión por el oro y la plata desencadenada en estostiempos.
 
Fuentes:
  • España, la Alta Edad Media: Vestimenta de los visigodos, mozárabes, y los reinos cristianos del norte, por Maddalena Jessamyn di Piemonte. Publicado originalmente en Seams Like Old Times, número 18.
  • San Isidoro de Sevilla, quien, en su enciclopedia denominada "Etimologías" (622-623 d. C.) dedica la mayor parte de un capítulo a tratar de la vestimenta. única autora moderna que ha investigado este periodo.
  • Bernis Madrazo, Carmen. (1955). Indumentaria Medieval Española. Madrid: Instituto Diego Velasquez (ahora parte del CSIC).  Que se sepa, es la única autora moderna que ha investigado este periodo.
  • Boucher, Francois. (1987). 20,000 Years of Fashion (expanded edition). New York: Harry M. Abrams, Inc.
  • Davenport, Millia. (1976). The Book of Costume. New York: Crown Publishers. 
  • Post, Chandler R. (1966). A History of Spanish Painting (Vol. 1-10). Cambridge, Mass: Harvard University Press. 
  • Williams, John. (1977). Early Spanish Book Illumination. New York: George Brazillier.
  • Sobre todo interminables búsquedas en Internet.  Siempre es bueno hacer nuevas búsquedas sobre el mismo tema cada cierto tiempo para así encontrar nuevos webs y aún los de siempre puestos al día.
  • La Fragua de Vulcano tiene información interesante acerca de la vestimenta medieval.
 
 
Editor de páginas web alojado en Vistaprint